En Facebook

miércoles, 5 de octubre de 2011

El país en el que vivo

Vivo en un país….

Donde nos lanzamos desafiantes a atravesar la calle seguros de que los conductores se detendrán ante nuestro osado acto de siempre ir contra las reglas.

Donde nos sonreímos esperando que los demás se congracien con nosotros mientras irrespetamos una norma de tránsito.

Donde el amarillo del semáforo dejó de significar “ALERTA, ya va a cambiar a rojo y no debes pasar” para convertirse en “ACELERA, y trata de meterte para que no te agarre la luz roja”.

Donde quien trata de respetar las normas no es un buen ciudadano sino un tremendo pendejo.

Donde el conductor de un autobús no presta un servicio público de movilización de personas sino que nos hace un favor por el cual le pagamos con nuestro dinero.

Donde el que se monta en el autobús a venderte algo te habla como si no comprarle o “darle algo” es un pecado o, al menos, una mala acción.

Donde ceder el paso o el puesto son costumbres en extinción.

En el que no debes reclamarle a un conductor de autobús que maneje mal o monte demasiada gente porque “este es mi autobús y si te molestas te bajas y te vas en taxi”.

Donde los rayados de las esquinas dejaron de ser zona de paso peatonal para convertirse en área de parada de motos y vehículos desde la cual se intenta ganarle segundos al semáforo a punto de pasar a verde.

Donde la juventud liceísta no ve a los mayores en la calle como gente a la que hay que respetar sino como viejos aburridos de los que es divertido burlarse.

En fin, donde pasan muchas que estoy seguro no deberían pasar, pero al parecer no hacemos nada para hacer que dejen de ocurrir.

¿Vivo en un país?